“En Jerusalén, seréis consolados” (Is 66, 13).         “Como a un niño a quien su madre consuela, así os consolaré yo; y en Jerusalén seréis consolados” (Is 66, 13). Con esta ternura, se expresa el Señor -por medio del profeta Isaías-, cuando anuncia un tiempo nuevo de consuelo y esperanza, al …

Aurë entuluva! Palabras de un idioma muy antiguo, y apenas estrenado, dentro de una historia mítica que desafía las leyes de lo que solemos llamar “realidad”. Las pronunció un hombre que lo había perdido prácticamente todo, tras ser derrotado en una larga y terrible batalla contra las fuerzas del mal. …

“Porque es eterna su misericordia” (Sal 118, 1). Por eso damos gracias al Dios bueno que nos ha amado con incomparable ternura y caridad. Cantamos aleluya al Padre eterno que, para rescatar a quienes éramos esclavos, entregó a su propio Hijo. Glorificamos al Hijo amado que, amándonos por encima de …

“Admiro a los cristianos, porque veis a Jesús en quienes tienen hambre o sed. Lo considero muy hermoso, pero lo que no comprendo es cómo no veis nunca a Jesús en vuestra propia pobreza, en vuestra hambre y vuestra sed… ¿No veis que también hay un enfermo en vuestro interior, …

Los cristianos tenemos nuestro propio calendario anual: un ciclo de gracia que, a modo de memorial, actualiza cada año los misterios que nos salvan. El nacimiento, la pasión y muerte de nuestro Señor, su resurrección gloriosa, su ascensión a los cielos, la venida del Espíritu en Pentecostés… no son para …