Los cristianos tenemos nuestro propio calendario anual: un ciclo de gracia que, a modo de memorial, actualiza cada año los misterios que nos salvan. El nacimiento, la pasión y muerte de nuestro Señor, su resurrección gloriosa, su ascensión a los cielos, la venida del Espíritu en Pentecostés… no son para …