“Porque es eterna su misericordia” (Sal 118, 1). Por eso damos gracias al Dios bueno que nos ha amado con incomparable ternura y caridad. Cantamos aleluya al Padre eterno que, para rescatar a quienes éramos esclavos, entregó a su propio Hijo. Glorificamos al Hijo amado que, amándonos por encima de …

“Admiro a los cristianos, porque veis a Jesús en quienes tienen hambre o sed. Lo considero muy hermoso, pero lo que no comprendo es cómo no veis nunca a Jesús en vuestra propia pobreza, en vuestra hambre y vuestra sed… ¿No veis que también hay un enfermo en vuestro interior, …